Marketing digital: método lean startup en estado puro

marketing digital y lean startupEl método lean startup está en boca de un número considerable de empresarios que desean hallar una metodología que les permita adaptarse a las necesidades empresariales de la actualidad. Y es que los fundamentos que postula se pueden aplicar a casi todas las empresas y disciplinas que existen.

En este sentido, la comunicación online y el marketing en internet se perfilan como escenarios ideales para aplicar este interesante método.


 

¿Cuál es la esencia del método lean start up?

Este método ha sido creado por Eric Ries, un exitoso emprendedor que ha creado escuela a través del concepto de lean startup,Básicamente, la metodología lean startup consiste en tener claro que se deben emplear pocos recursos para probar una idea que parte de una o varias hipótesis a probar -él las define como hipotesis del valor e hipotesis del crecimiento-, con el objetivo de que, si es preciso cambiarla un poco o abandonarla por completo, no nos hayamos gastado recursos excesivos, ni en dinero ni en tiempo empleado.

Y es que Ries concibe una start up como – y cito literalmente- “una institución humana diseñada para ofrecer un producto o servicio bajo condiciones de extrema incertidumbre”.

Resumiendo de modo esquemático lo que postula un libro que en realidad tiene más de 300 páginas, se podría decir que existen 3 conceptos fundamentales del método lean start up sobre los que se sustenta toda esta filosofía de aproximación a la gestión empresarial:

  • Mínimo producto viable
  • Probar y medir para aprender y rectificar (si procede)
  • Controlar el gasto (ser austeros)

Salir al mercado con un producto que no esté acabado del todo, en el sentido de que no tenga todas las funcionalidades que nosotros -como creadores- consideramos que son imprescindibles no solo no es negativo, sino que es positivo. ¿Por qué? Porqué aquí la palabra clave es “consideramos”, es decir, como no sabemos exactamente qué funcionalidades querrá el usuario o consumidor, partimos de hipótesis, por lo que, si nos gastamos mucho dinero -y tiempo- en ‘acabar el producto’, quizás lo habremos malgastado. Quizás nos daremos cuenta de que no era necesario.

Por lo tanto, salimos al mercado con el mínimo producto viable y planteamos unas hipótesis. Entonces, observamos el compartamiento y la respuesta de los primeros consumidores. No se trata tanto de preguntárselo -que también-, como de observarle, puesto que a veces no sabe exactamente lo que quiere. Y, por último, aprendemos qué es lo que quiere exactamente, habiendo controlado el gasto en todo momento y, por lo tanto, trabajando en base a la rentabilidad y a la agilidad, que es lo que precisan las empresas de hoy en día, sometidas -la mayoría de ellas- a una situación de incertumbre extrema, tal y como afirma Eric Ries. Es lo que en el libro él mismo denomina aprendizaje validado.

 

El marketing digital, gran experimentador del lean startup

Partiendo de la base de que todo el marketing debería ser lean -literalmente, ‘ultraligero’-, lo que implica que sea ágil en su capacidad de cambio o pivote y optimizado constantemente en costes, el marketing en internet y la comunicación online se presentan como espacios realmente fructíferos para aplicar dicho enfoque empresarial. Y es que si algo tiene internet es que permite hacer pruebas rápidamente y, si procede, permite hacer cambios bastante rápidamente.

De hecho, la filosofía del método lean start up apuesta por hacer algo que, en cierto modo, en internet ya hace tiempo que se viene haciendo: testeos rápidos y basados en datos concretos, no en suposiciones, con claro enfoque a lo que dice – y sobre todo demuestra- el usuario. Un ejemplo de metodología lean start up que Ries aprobaría perfectamente dentro de su teoría son los tests A/B, siempre y cuando tengamos la capacidad de reaccionar rápidamente y que el coste de los mismos no sea muy elevado.

Otro ejemplo sería la utilización de este método a través de las redes sociales, por ejemplo sirviéndonos de ellas cuando nos planteamos, por ejemplo, la creación de un nuevo producto: podemos preguntar a nuestra comunidad qué le parece una determinada funcionalidad que hemos pensado o incluso un nombre que hemos pensado para dicho producto. Esto resulta más barato y rápido que servirse de focus groups. Eso sí: dependerá también de que hayamos conseguido crear una comunidad realmente vinculada.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Se te ocurren otros ejemplos en la comunicación online y el marketing en internet que respondan a la filosofía del método lean startup?

 

¿Quieres información sobre cursos de lean startup? ¡Aquí está!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com -

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   El método lean startup está en boca de un número considerable de empresarios que desean hallar una metodología que les permita adaptarse a las necesidades empresariales de la actualidad. Y es que los fundamentos que po……

  2. Email marketing: 4 consejos para marketing de contenidos -

    […] Esto es tan lógico que a menudo se olvida. Esta frase, que puede sonar a ridícula -lo reconozco-, es tan cierta como que estoy escribiendo ahora mismo. Me refiero que es habitual que nos perdamos en las complejidades y nos olvidemos de lo más sencillo. En email marketing, como en cualquier acción de marketing, debemos pensar quien será el receptor de nuestras campañas -público objetivo, segmento estratégico prioritario… el nombre es lo de menos en este caso- y ponernos en su lugar de una manerá lo más científica posible para saber tanto qué le gustaría recibir como el modo en que presumimos que reaccionará. Esto, una campaña de email marketing, podría formar parte de aplicaciones al marketing digital y a la comunicación online del método lean startup. […]

  3. ¿Por qué ha fallado tu plan de comunicación digital? (I) -

    […] al término de dicha escucha, de modo ágil y con la mínima inversión. De hecho, esto es darle un enfoque lean startup a tu comuniación online inicial, con objetivos de aprendizaje validado. ¿Por qué no lanzar […]

Deja un comentario