Tormenta de ideas para bloggers: cómo hacer un brainstorming para tus contenidos

tormenta de ideas

La tormenta de ideas o brainstorming es una técnica realmente útil para anular situaciones de bloqueo mental, sea cual sea la temática en cuestión. En este artículo quiero explicarte cómo lo puedes aplicar para la efectividad de tu marketing y de tu proyecto en general, puesto que he vivido experiencias en los que me ha resultado realmente útil, al tiempo que te daré algunas recomendaciones basadas en mi propia experiencia sobre cómo utilizar el brain storm de modo productivo.

La tormenta de ideas o brainstorming: ¿Cuál es su definición?

Desde la ideación de campañas de marketing digital hasta la elección del nombre de un blog, el brainstorming o tormenta de ideas consiste en una actividad de lanzamiento de propuestas para resolver una situación determinada. Generalmente se realiza en equipo, porque se considera que muchas personas aportarán muchas más ideas que solo una ante una situación de bloqueo, pero lo cierto que un brain storm no tiene porque ser colectivo. Una sola persona también puede utilizar la técnica de la lluvia de ideas para solucionar algo.

¿En qué situaciones NO será efectiva una tormenta de ideas o brain storm?

El brainstorming persigue fundamentalmente desbloquear una situación en la que no podemos avanzar en un proyecto por falta de ideas al respecto. Por este motivo también se denomina tormenta de ideas. Sin embargo, a menudo he visto cómo se utiliza con finalidades que no le corresponden y, por tanto, se suele cuestionar su valor. Antes de entrar al detalle sobre las aplicaciones que puedes darle a un brain storm, quisiera exponer algunas situaciones en las que no será efectivo. Por tanto, a continuación voy a desgranar algunas de estas situaciones, con el objetivo de explicarte el porqué de su no conveniencia:

1) Utilizar la tormenta de ideas para entrar al detalle

El brainstorming no consiste en entrar al detalle de las cosas. De hecho, esta técnica se enmarca en un proyecto entero o integral de resolución de una problemática o situación, siendo la finalidad de la lluvia de ideas el plantear opciones generales de resolución de dicho problema y nunca entrar en los detalles de dichas opciones. Cuando intentamos desgranar los conceptos que salen en el brain storm, corremos el riesgo de entrar demasiado en los detalles, perdiendo así la oportunidad de que se aporte un mayor número de ideas. Por tanto, se podría decir que entrar al detalle en una tormenta de idea resta oportunidades.

En la siguiente imagen puedes ver dónde se enmarca exactamente el brainstorming en un proceso de solución de un problema determinado:

proceso de brainstorming

Ubicación del brain storm en la solución de un problema, via Shutterstock

2) Hacer un brain storming perdiendo foco

Como decía en el punto anterior, es relativamente sencillo que en una reunión de brainstorming se entre demasiado al detalle. Eso es perder el foco del objetivo de la reunión. De hecho, esto no es algo propio del brainstorming. ¿A cuántas reuniones has asistido en las que has pensado que se está yendo por la tangente? Pero sí que es también una característica de las reuniones de lluvia de ideas mal enfocadas.

También es bastante frecuente que, tanto si se hace en grupo como en solitario, un brain storm acabe permitiendo la entrada de propuestas sin foco absoluto. Te pongo un ejemplo que mí mismo me pasó en una ocasión: al plantear los contenidos de una sesión formativa, opté por utilizar la técnica de la lluvia de ideas. Al final me di cuenta de que estaba incluyendo ideas de temas que domino y he impartido en otra sesiones, pero que en aquella precisamente no podían entrar exactamente.

3) Incluir a las personas equivocadas en un brainstorming colectivo

Pese a que pueda parecer de sentido común -de hecho, lo es, sin duda-, cuando planteamos realizar una sesión de tormenta de ideas es muy importante que los asistentes sean los adecuados. Yo mismo he vivido reuniones de brainstorming en las que, desde un prisma totalmente objetivo, faltaban personas clave, sobre todo por conocimiento del tema objeto de dicha sesión.

4) No hacer seguimiento de lo que ha aportado la lluvia de ideas

Como he comentado antes, una tormenta de ideas se enmarca en un proyecto integral de resolución de una problemática concreta. Se podría decir que, después de darse cuenta de dicha problemática, es el primer paso para su resolución. Pero, ¿qué ocurre si, después de haber llevado a cabo el brainstorming, no valoramos cada una de las ideas que han surgido y acotamos hasta que nos quedamos con la que consideramos que mejor puede resolver la situación? Sencillamente, lo que ocurre es que corremos el riesgo de la falacia de pensar que el brainstorming no es efectivo, cuando en realidad no es así.

 

Brainstorming aplicado: Cómo utilizar la tormenta de ideas para tus contenidos

Bien. Dicho esto, ahora es momento de entrar en el tema de la aplicación que puedes darle a la tormenta de ideas para tu proyecto como emprendedor en lo que se refiere a tu estrategia de contenidos. Para mí -y aunque puede haber otras formas de aplicar un brain storming- las principales aplicaciones para una estrategia de contenidos son las siguientes:

  1. Plataforma de contenidos

    Aquí me refiero a dos aspectos fundamentales sobre el espacio desde el cual facilitarás principalmente tus contenidos a tu cliente ideal, normalmente un blog. Estos dos aspectos son:

    1. El tipo de gestor de contenidos que utlizarás

    2. El nombre que le darás

  2. Elección de la audiencia

    Cuando tienes pensado crear un blog o cualquier plataforma digital, una de las fases más críticas y la que deberías abordar siempre inicialmente, es la elección de a quién vas a dirigirte. En Inbound Marketing llamamos  buyer persona a este “cliente ideal” o “lector ideal”, aunque en la concepción que le damos tiene algunos matices.

    Si te encuentras en esta situación, verás que no es tan fácil como parece el hecho de escoger audiencia. Sí que lo parece en términos generales y abstractos, pero por mi experiencia no lo es ni mucho menos cuando lo bajas a realidad. Por este motivo, realizar un brainstorming puede ser de gran ayuda. Pero cuidado: antes de llevar a cabo tu brain storm, piensa en modo estratégico.

    Quizás esta infografía te puede ayudar a nivel estratégico, pudiéndola adaptar a tu caso concreto:

    crear buyer personas

  3. Gestión temática y redaccional

    En el proceso redaccional, suele ser muy útil el poder hacer una tormenta de ideas. Desde los aspectos más puramente intuitivos, como por ejemplos la elección de temas de los que hablar -que deberán estar perfectamente alineados con lo que interesa a tu audiencia ideal- o la elección del tono comunicativo- hasta la elección de redactores, en el caso de que no seas tú la única persona que escribirá en la plataforma.

  4. Gestión de colaboraciones

    Gestionar una plataforma digital, como tu blog o el de tu empresa, suele requerir de gestar colaboraciones de tipo guest blogging. En este sentido, las opciones conceptuales de abordar este tema pueden ser tantas que te recomiendo que utilices la técnica del brain storming para lo siguiente:

    1. Escoger a los bloggers o medios con los que vamos a intentar establecer colaboraciones

    2. Hallar diferentes formas de establecer colaboraciones

 

Así pues, te he contado hasta 4 formas diferentes de utilizar el brain storm para tu estrategia de contenidos. Espero de verdad que te puedan ser de utilidad. Y tú, ¿tienes experiencia en la aplicación de la técnica de la tormenta de ideas en tu marketing de contenidos? Será un placer que la compartas y hablarlo 🙂

Valoración
Fecha de valoración
Artículo valorado
Tormenta de ideas: cómo hacer un brainstorming efectivo para tu marketing
Valoración del artículo
5

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario