¿Eres tú el problema de tu estrategia de marketing? Mira cómo solucionarlo

Hoy quiero compartirte una reflexión que han escrito desde la comunidad Ojala, representada en este artículo por Yolanda Borges, del equipo de Marketing. En cualquier estrategia de marketing debe haber una serie de premisas a cumplir. Una de ella es creer de verdad en lo que se ofrece, es decir, que realmente va ayudar a cliente objetivo. Es mucho más relevante de lo que parece y por ello me ha parecido interesante compartirlo contigo. Vamos allá.

Cualquier estrategia de marketing busca obtener resultados

Para cualquier estrategia de marketing es absolutamente clave conseguir los resultados esperados. Uno de estos objetivos puede ser que tus clientes potenciales descubran que les puedes aportar valor real,  centrándote en la parte alta del funnel de decisión de compra y, por tanto, habiendo planificado correctamente una estrategia de Inbound Marketing. Sin embargo, hay casos en los que, pese a creer haber hecho todo el proceso estratégico de modo adecuado, estos ansiados resultados no llegan.

¿Qué puedes hacer cuando este ocurre? Precisamente para hacer que te sea más fácil gestionar estas situaciones, desde Oja.la hemos creado este listado de puntos a tener en cuenta, los cuales te permitirán revisar todos los detalles de tu estrategia de marketing y descubrir si eres tú tu peor enemigo al ejecutarlas. Se trata de que busques en ti la responsabilidad, haciendo gala de una alta dosis de autocrítica constructiva:

estrategia de marketing

 

1) ¿Te identificas con tu estrategia de marketing?

Cuando se trata de tus estrategias de marketing puede ser difícil encontrar el equilibrio adecuado para abordar las cosas. Debes hallar un balance entre lo que te gusta y algo por lo que tus potenciales clientes estén dispuestos a pagar. Cuanto más te centres en las necesidades y problemas que tienen otras personas y en entender cómo puedes resolverlos con una de tus principales habilidades, más encontrarás ideas para dar a conocer tu negocio.

 

¿Quieres inspiración? Revisa el artículo las tendencias de marketing que han marcado la pauta en este 2015. Sabrás que lo que está de mayor relieve ahora y lo que se prevé como enormemente relevante el futuro.

 

Luego está el dilema de cómo quieres comunicarte. ¿Hablas el lenguaje de la innovación o la pasión? ¿Detalles o excelencia? Saber cómo te ve el mundo puede conllevar una diferencia crítica en la forma en cómo comunicas tus mensajes, cómo eliges el mercado y cómo te sientes cuando estás creando o aplicando tus estrategias.

 

2) ¿Tu contenido es mortalmente aburrido?

En lo que a la creación de contenidos se refiere, no todas las marcas parten de la misma situación: a nivel conceptual, no es lo mismo crear una estrategia de marketing para una empresa del sector de la moda, sea cual sea su tamaño, que generan muchas oportunidades de hacer buenas historias, es decir un storytelling que consiga engament,  que para un fabricante de carrocerías o un gestor de software para gestión empresarial.

Nota de Roger: ten en cuenta que, partiendo de la base de que efectivamente existen diferencias, lo cierto es que se puede crear una estrategia de contenidos para la grandísima mayoría de sectores de actividad.

En realidad, ningún tema es mortalmente aburrido por definición. Solo tienes que saber qué quieres contar y cómo se está haciendo en la Red. Adapta tu discurso a que se ajuste a tu cliente objetivo, escribe contenidos legibles y agrega calor humano a tus historias para lograr superar a la competencia.

 

3) ¿Quieres abarcar demasiado?

El marketing es algo así como un gran restaurante. Tienes más de 100 opciones y quieres comer de todo un poco hasta quedar lleno. Lo mismo ocurre cuando descubres una nueva estrategia o nueva herramienta: saltas de una a la otra y no te concentras en hacer una de ellas totalmente bien y aprender de la experiencia de inicio a fin. En este sentido, siempre suele ser el mismo proceso: las personas quieren ‘jugar’ con las opciones, ver qué funciona y no perder oportunidades. Pero, en última instancia, este enfoque de división de esfuerzos te debilita, pues no te permite optimizar cada una de las estrategias de marketing de forma individual.

Un consejo: elige un puñado de técnicas y aplícalas muy bien. Concentra tu energía en una idea por vez, salta lo demás o ponlo en la lista de cosas por probar más adelante. Obviamente, mide y adáptate a los resultados.

4) ¿Te mata la impaciencia?

Quizás te ocurre esto. Todos los días aparecen nuevos casos de éxito y te planteas algo así como “Si yo ya apliqué esa misma estrategia de marketing, ¿por qué no funcionó? “. Es probable que pienses que las cosas deben dar resultados en cuestión de pocos días, en lugar de meses o varios años. Es totalmente comprensible que busques resultados a corto plazo, pero también es cierto que debes tener un ojo siempre puesto en el medio-largo plazo para asegurar la sostenibilidad del proyecto empresarial.

Deténte a pensar esto: ¿Realmente no funcionó o no lo dejé circular el tiempo suficiente? Esto sucede mucho, por ejemplo, con el podcasting: muchos hacen 10 episodios, los publican y luego se desvanecen porque no obtenían el volumen de audiencia que habían esperado. La consistencia es el sello distintivo de las estrategias de marketing más exitosas. Si constantemente arrancas y detienes las cosas, siempre te van a faltar detalles o datos para saber si tu estrategia funciona o no.

 

5) Te apasionas por cosas que simplemente no están funcionando

Si bien es importante que des tiempo para que las cosas muestren resultados, también hay situaciones en las debes afrontar una más que probable realidad: no vas a conseguir los resultados que esperabas. Por ejemplo, por estar trabajando con una marca de un modo incorrecto, porque lo que necesita es ser reinventada y reposicionada desde los estadios más iniciales. En este sentido, ningún programa o herramienta de marketing tiene una vida útil indefinida, por lo que necesitas hacer controles mensuales o trimestrales para evaluar cómo van tus estrategias o cómo dirigirlas hacia el éxito antes de lanzarlas.

 

6)  ¿Estás centrado solo en estrategias de marketing puramente transaccionales?

Quizás este es el punto más difícil de comprender por la forma en lo que nos han enseñado tradicionalmente sobre cómo funciona el marketing en internet. Está estrictamente ligado a las nuevas exigencias a las que están sometidas las marcas, empresas y startups. Sí, el blog de la compañía está allí para que finalmente puedas acabar vendiendo más productos, o sí, la página de Facebook te puede ayudar a que te acaben contratando más servicios. En este sentido, se suele dar por hecho que el objetivo final de toda estrategia de marketing es siempre vender más. Pero no por ello ha de ser el único objetivo.

Nadie hace esfuerzos por seguir a una marca o empresa que lo único que hace es colocar información sobre sus productos, sobre sus nuevos servicios y sobre sus ofertas. Lo que el consumidor busca es el valor añadido.

Nota de Roger: recuerda el artículo que escribe sobre el cambio de paradigma que está siendo necesario llevar a cabo: Del Always Be Closing al Always Be Helping

Finalmente puedes optar por este consejo. Si no has obtenido los nuevos clientes que esperabas, si tu contenidos no llama la suficiente atención o no se cumplen las expectativas planteadas, será momento de que salgas en busca de nuevas ideas. ¿Quieres un dato adicional? Dalo todo cuando planifiques y ejecutes tus estrategias de marketing, pero luego sé lo suficientemente valiente como para admitir cuando no estás obteniendo buenos resultados y realizar la correspondiente autocrítica.

Y tú, ¿tienes experiencia en este tema? Si te sientes identificado con lo que se ha expuesto en las líneas anteriores, será un placer debatirlo 🙂

Equipo de Marketing de Oja.la

Facebook Twitter 

Valoración
Fecha de valoración
Artículo valorado
¿Eres el problema de tu estrategia de marketing? Mira cómo solucionarlo
Valoración del artículo
5

, ,

4 Responses to ¿Eres tú el problema de tu estrategia de marketing? Mira cómo solucionarlo

  1. Gines at #

    Hola Roger
    Muy buena reflexión.
    Yo añadiría que muchas veces no es falta de estrategia nuestra o paciencia, sino que nuestros clientes carecen de ella o buscan resultados a corto plazo.
    Así, que lo queramos o no tenemos que entregar resultados a corto plazo.
    Un saludo
    Gines

  2. Hola Gines,

    Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo con lo que dices, sí.

    Estamos en contacto 🙂

    Saludos,

    Roger

  3. Orale..!! jaja me identifiqué con algunos puntos, y creo que los ignoraba… Y lamentablemente en la mayoría de los caso necesitamos conocer nuestros errores a través de alguien mas, pues nosotros mismos no los vemos. Ahora que los tengo identificados me pondré manos a la obra para corregirlo. Te agradezco los consejos 😉

  4. Gracia a ti, Josué. Me alegro de que haya sido útil.

    Estamos en contacto 🙂

    Saludos,

    Roger

Deja un comentario